Agosto
(Calendario de la Vida]           

 

 

Bebe el paisaje a grandes sorbos. En buena parte de nuestro ámbito, que tiene varios cientos de términos para denominar los enclaves con agua, palabras como lucio, nava, lavajo, estero, charca, y hasta río carecen de sentido- Seco sustituye a todas ellas. Pero que se detengan los cursos fluviales o se evanescan los aguazales no quiere decir que lo hagan los impulsos de lo vital.  Incluso algunas especies, como la carpa, aprovechan la mayor temperatura de las aguas para realizar otra puesta. Las grandes hembras completan ahora su segunda freza, tal vez con un total de un millón de huevos por año.

 

 

La lamprea de río, si es que queda alguna, se empeña en la construcción de un nido con piedrecillas; allí pondrá tan sólo mil quinientos huevos: ¡una ridiculez en el mundo de los peces! Frailes y alburnos también esperan los mínimos anuales de agua para reproducirse. Otro tanto hace el fartet, uno de nuestros peces más raros y escasos, endémico de las albuferas levantinas, que freza al amparo de la canícula. La amplitud del calendario de anfibios, como la rana ibérica o la común, permite que con el calor sigan completándose las metamorfosis, e incluso que algunas puestas eclosionen ahora. Para otros de sangre fría no pueden resultar mejores estos calores de agosto. Casi todas las especies de reptiles, lagartos, lagartijas y culebras nacen por estas fechas. La mayoría, de huevos enterrados y abandonados a su suerte, pero las víboras hocicudas lo hacen, como si de un parto se tratara, desde el cuerpo de su progenitora, que retuvo en su interior la puesta

Hinojos florecidos al borde de casi todos los caminos

 

- Primera semana -

- Segunda semana -

- Tercera semana -

- Cuarta semana -


Allí donde los suelos estén regados encontraremos un buen número de plantas en flor: verdolagas, cenizos, tomatitos del diablo, amor de hortelano, bledos, trigo sarraceno, llantenes, tréboles morados y blancos. Ya en seco, y en suelos pobres y degradables, florece el estramonio o beleño, poderoso alucinógeno.

Otra oleada de floraciones está llegando a su cénit. Gordolobos, gencianas, verrugueras, ajenjos, hinojos están esparciendo sus perfumes y colores. También el torvisco, que es, junto al madroño, una de las pocas especies en las que coinciden flores y frutos.

Está floreciendo el mirto y la correhuela menor, ya visitada por las esfinges colibríes, una de nuestras más bellas y veloces mariposas nocturnas. Dejan caer sus frutos las retamas, los algarrobos, los manzanos...

Ya ha madurado el arándano